top of page

Diario República, Perú en 1996:

Zelenka, artista, economista, filósofo, trabaja en arte para instaurar la Paz


El plástico panameño Rodney Zelenka está presentando en el Museo de la Nación una compleja muestra de pintura, escultura, instalación donde predominan colchones viejos adquiridos en la Parada. La visión es tan compleja que requerimos de Zelenka guiarnos un poco por el purgatorio plástico donde el mundo actual queda retratado:


-¿Cómo puede el arte competir para impactar con la violencia directa que nos agrede en las calles y en las casas?


– Depende del artista. Hay artistas que son filosóficos, otros políticos, otros intuitivos. Estudié economía y filosofía en la universidad. Me considero filósofo-poeta. Siento la responsabilidad de manejar conceptos existencialistas. Es a este nivel que cada artista elige los medios para que su arte compita con la realidad.


- El piloto que lanzó la atómica en Hiroshima sólo apretó un botón. Ahora, los economistas que hacen cataclismos económicos hacen lo mismo. ¿Cómo maneja: el artista este desequilibrio genocida entre el mínimo esfuerzo y el máximo desastre?

- Las multinacionales no son responsables, en cierto grado, de los eventos en el planeta. Pero buscar un culpable es una solución fácil. A mi criterio, la esencia de la culpabilidad reside en el individuo. Si fuesemos responsables de nuestra responsabilidad individual, quizá no seríamos rebaños fértiles para las transnacionales o los políticos, que deshumanizan al hombre. Como economista, filósofo, pintor y humano, no estoy de acuerdo con el distanciamiento que usted le pone al Fondo Monetario Internacional, como responsable de la miseria en algún país en un supuesto cuarto mundo. He tomado la responsabilidad de desmitificar a las instituciones nacionales e internacionales, y así quitarles gran parte de su poderío.


-¿Puede el arte luchar por la paz?


- Es una buena pregunta. A veces, hay que atenuar el terror con el arte. Sería un arte muy macabro que yo matara a alguien en este museo, lo descuartizara mientras sufre de hambre. Probablemente no vendría nadie a ver la muestra. Esta instalación tiene una enorme cantidad de colchones mugrientos atestados de pulgas, orines, sangre, donde murió mucha gente. He pintado sobre esos colchones obras de arte, y los acompaño con obras pictóricas tradicionales. Intento hacer comprender al espectador que por la naturaleza de su propia existencia, es un partícipe del horror que ve. Y si al salir de mi muestra está perturbado, o ha desahogado su conciencia, entonces tal vez decida que podrá de alguna forma cambiar esta realidad. Que todo esto es una píldora difícil de tragar.


-Un arte de desperdicios es lo único posiblemente expresivo del Cuarto Mundo.


– Rauchenberg inició el arte del reciclaje; volver en arte los desperdicios. Goya, por otro lado, fue el primer gran pintor de la cruda realidad de la guerra. En mi obra reciente, experimento en la técnica de instalaciones y esculturas, un estilo de arte que conjuga los elementos materiales de uso diario, junto con las técnicas tradicionales de la plástica, la pintura, en una obra con dimensiones propias.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


Publicar: Blog2_Post
bottom of page